tratamiento ortodoncia

TORQUES INDIVIDUALIZADOS PARA INCISIVOS SUPERIORES E INFERIORES

Dr. José Duran von Arx – Enero 2017

A la hora de realizar el cambio, los incisivos permanentes se posicionarán según las fuerzas musculares (intraoral-lengua y perioral-labios). Unos labios finos y tensos generan una fuerza superior a la de la lengua y los incisivos se quedaran más retruïdos, lo que comporta una tendencia al apiñamiento.

Unos labios gruesos y laxos favorecen a la presión lingual sobre los incisivos inferiores, lo que acaba generando fácilmente diastemas interdentarios. Lo que podríamos denominar como “equilibrio labio-lingual” debería corresponderse a una posición ideal de los labios, según Steiner y Ricketts. La lengua, es importante; por tanto, en el caso de una movilidad lingual limitada, la liberación del frenillo favorece a la proinclinación de los dientes previamente retruidos, debiéndose reeducar el patrón de la deglución, y la aplicación de ortodoncia.

El binomio entre estética facial y estabilidad dentaria y su equilibrio puede perderse tras la ortodoncia si no se tienen en cuenta las reglas que la musculatura nos impone. Si intentamos, por ejemplo, protruir unos incisivos frente a unos labios finos e intensos puede lograrse, pero con el peligro de una inminente recidiva que obligaría la necesidad de colocar un retenedor fijo lingual de por vida. La posición que se busca habitualmente de los incisivos inferiores es la del criterio de Holdaway; la búsqueda de la posición estable de los incisivos inferiores es una opción para el posible tratamiento, y la recidiva sería muy limitada.

Según Ricketts, el eje axial de erupción de los incisivos superiores debe ser paralelo al eje facial de Ricketts; si por el contrario, hay una divergencia entre los ejes de los incisivos superiores e inferiores, ello tenderá a provocar una mordida abierta anterior. Y si el vector de extrusión está verticalizado y convergente respecto al eje facial de crecimiento, la tendencia es a desarrollarse una sobremordida y posible apiñamiento de los incisivos inferiores.

La única solución lógica para estos desequilibrios entre incisivos es la utilización de torques apropiados a nivel de los brackets. Los torques negativos verticalizan los dientes anteriores y los retruyen; los positivos, protruyen y vestibularizan las coronas dentarias. Para calcular el torque ideal, en MFS, se ha desarrollado un protocolo de trabajo:

  • Determinación del plano de orientación de la base del bracket.

-Desde el borde incisal, calculamos la altura donde cementaremos el bracket.

-Trazamos una tangente a la convexidad anterior del diente que será la orientación de la base del cementado.

  • Trazamos el plano oclusal que es el de referencia del arco a final de tratamiento.
  • En el cruce entre la base del bracket y el plano oclusal, trazamos una perpendicular al plano oclusal, que es una orientación de la base del bracket.
  • El ángulo Alfa, medido entre la perpendicular del plano del arco y el plano de orientación de la base del braquet, representa el torque necesario; los valores del ángulo alfa pueden ser positivos (cuando la línea de orientación de la base del braquet está situada por detrás del plano oclusal) o negativos (cuando la línea de orientación está por delante del plano oclusal).
  • Trazamos el eje del incisivo superior (línea roja); la dirección de su crecimiento será crucial para planificar el paralelismo respecto al eje facial.
  • Trazamos el eje facial de Ricketts (línea azul).
  • Trazamos una paralela al eje facial de Ricketts (discontínua azul) a nivel del punto de intersección entre el eje del diente (línea roja) y el plano oclusal (línea blanca).
  • Medimos el ángulo Beta entre el eje del diente y la paralela al eje facial; puede tener un valor positivo (por detrás de la línea del eje del diente) o negativo (por delante).
  • La suma de los ángulos Alfa y Beta representa el torque a introducir.

El tratamiento de ortodoncia, puede provocar cambios a nivel de planos cefalométricos:

tratamiento ortodoncia

  • Ángulo del eje facial; las rotaciones del eje facial repercuten sobre la orientación de su paralela modificando el valor del ángulo Beta o con anterorotación (generará cambios positivos en el ángulo Beta) o posterorotación (el valor sería negativo respecto al cálculo global).
  • Plano oclusal: el cambio sobre el cálculo del torque dependerá de la rotación horaria del plano oclusal que genera un aumento del valor alfa y, en consecuencia, de la suma global; o rotación antihoraria, que genera un valor negativo.

El Prof. Dr. Paulo Caciquinho realizó un estudio con los cálculos de los torques individualizados de los centrales superiores que precisaba cada paciente. Se calculó como referencia con el surco a 4mm del borde incisal del diente y a nivel del centro de la corona clínica del diente.

 

Los resultados fueron muy diferentes: mientras que con el surco a 4mm la media era de 9’5 grados, en la del bracket centrado en la corona clínica era de 14’1. La gran variabilidad de los torques obtenidos hace patente la necesidad de individualizar la prescripción en cada paciente; si usamos la misma prescripción para todos nuestros pacientes, sólo un mínimo porcentaje de ellos tendría el valor de3 los torques apropiado.

 

La muestra tomada se subdividió en tres submuestras: para pacientes con patrón mesocefálico, con patrón braquicefálico, y con patrón dólicocefálico. La primera, presenta una distribución homogénea, mientras que la segunda y la tercera muestran una concentración de torques con valores altos y bajos al mismo tiempo.

 

Pero se observó que el concepto clásico de aumentar el torque de los dientes en los pacientes braquicefálicos y disminuirlo en los dólicocefálicos no funcionaba; cada paciente necesita sus cálculos.

 

Ahora deberemos calcular el torque de los braquets necesario para lograr la posición final valorada en el oclusograma. Primero seleccionamos el incisivo más protrusivo de la arcada inferior, trazamos el plano de orientación de la base del bracket (línea amarilla), bajo los mismos criterios que la arcada superior; trazamos el plano oclusal (línea blanca) y la perpendicular al plano oclusal (línea blanca discontínua).

 

Medimos el Ángulo Gama entre el plano de orientación de la base del bracket y la perpendicular al plano oclusal; de aquí los valores pueden ser: positivos (cuando el plano de la base del bracket está por detrás de la perpendicular al plano oclusal o negativos (se halla por delante).

 

Los cambios de rotación del plano oclusal previstos con el tratamiento afectan sobre el valor final del torque individualizado:

 

Rotación horaria del plano oclusal (su valor se restará al previamente calculado).

Rotación antihoraria del plano oclusal (el valor se sumará al previamente calculado).

El cálculo de los cambios del EJE FACIAL tendrá en cuenta: por cada 5mm de reducción de la convexidad o 4mm de corrección de la sobremordida, o 3mm de distalamiento del molar superior, o 1,5 mm de extrusión de los molares habrá 1 grado de posterorotación del eje facial.

 

Por cada 3mm de mesialización de los molares, o 1,5 mm de intrusión de los molares, habrá 1 grado de anterorotación del eje facial.ma de los ángulos Alfa y Be ta representa el torque a introducir.

 

 

 

 



Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies